Yo formé parte de la transformación digital

901237.pngEsta semana cierro una etapa importante en mi vida y empiezo una nueva llena de retos y de emociones. Por todo el mundo puede ser conocido (está puesto en mi propio LinkedIn) que llevo unos cuantos meses participando en un proyecto para BBVA, en particular en la parte de Banca Digital.

Puede que sepáis tambien (gracias al gran articulo de Expansión) que durante estos últimos años BBVA intenta hacer un gran cambio de modelo de negocio y dirigir sus esfuerzos en convertirse en una compañía de software, su propio presidente lo dice. Banca Digital es uno de los primeros departamentos donde se empezó a iniciar este cambio y donde se ha puesto un mayor esfuerzo técnico y personal para conseguirlo.

Durante estos meses he formado parte de esta transformación digital de la que muchos de nosotros nos encontramos orgullosos y muchos más trabajan duramente para conseguir cosas grandes y con motivaciones alineadas. He aprendido muchísimo durante estos meses y han sido toda una experiencia para mí. Nunca había trabajado en una empresa tan grande e importante y la experiencia ha merecido la pena. El trayecto no ha sido un camino de rosas, pero si he sacado muchísimos puntos positivos durante esta etapa.

Como todo en la vida, se conoce a gente maravillosa, gente con la que se tiene un trato profesional bueno y poco más, y gente con la que es muy difícil trabajar. Aquí no iba a ser una excepción y todos los casos se han dado. Eso sí, con la magnitud que tiene una empresa como esta, tenéis que imaginar que salen muchas más personas de todo tipo. Esto es algo que me abrumado en ocasiones, el gran número de interrelaciones y mi manera de ser introvertida, es algo que me ha costado sobrellevarlo, aunque al final haya conseguido conectar con un buen número de personas.

Por otra parte, creo que existe un nivel profesional técnico impresionante. De los años de experiencia que llevo en el sector, allí es donde he leido el mejor código hasta la fecha. Código cuidado y bien analizado. Me gustaba mucho el énfasis en cuidar la calidad de sus productos y en cómo se esfuerzan para mejorar como equipo de equipos. En ese sentido tienen que estar tranquilos porque si siguen así estarán a la vanguardia del país y serán referencia técnica en pocos años. Sin embargo, es otra de las cosas por las que me voy con la espinita: Entre tanta gente buena y con tantos años de experiencia es muy difícil despuntar rápido y aportar ‘cosas’ interesantes. Esto en vez de motivarme a conseguir hacerme escuchar, me ha hecho el efecto contrario y solo he llegado a pensar que allí tienen ya a la gente necesaria y yo podía aportar poco.

Además, los equipos tienen un nivel de especialización altísima. Cada persona tiene un número de tareas muy específicas y está muy especializada en sus labores técnicas o de gestión. Venía de trabajar en proyecto donde hacía de todo: especificaba, analizaba, diseñaba e implementaba funcionalidades enteras en todas la capas y todas las tecnologías disponibles. Desplegaba, mantenía servidores o incluso tenía contacto con el cliente tanto para resolver incidencias como para aclarar requisitos. Cuando llegué a BBVA, estaba encantado, un equipo increíble me tenía preparado un documento funcional, me habían diseñado y maquetados las interfaces y me habían generado unos criterios de aceptación. Simplemente tenía que dedicarme a programar la capa front sin preocuparme de nada más.

Lo que al principio estaba muy bien, acabó por encorsetarme. Me encantaba cuando podía crear, innovar o experimentar. Me encantaba estudiar una tecnología nueva que íbamos a usar para un nuevo proyecto o me gustaba mejorar o ayudar a mejorar un proceso o tarea que no estaba funcionando correctamente. Me he dado cuenta en estos meses que yo necesito eso. Entiendo que en un sitio tan grande y complejo la especialización es un factor imprescindible, pero no es para mi. No es lo que yo quiero para ser feliz y no he conseguido incentivarme dentro de las tareas que he realizado.

Por otra parte, me quito un montón de espinitas técnicas que tenía, por fín he podido trabajar en un ambiente ágil. Un ambiente ágil real, no perfecto, pero si real y en pleno proceso de madurez y cambio. Nunca había trabajado con Scrum, pero había estudiado mucho y estaba deseando empezar a trabajar de esta forma. He aprendido mucho sobre ello y me he dado cuenta que se necesita mucho esfuerzo y trabajo para conseguir ser disciplinado. Scrum es fácil en la teoría, pero muy difícil en la práctica. Existe en el framework tanto componente humano que las cosas se pueden desmoronar en nada.

Me voy idealizándolo menos, no es la panacea, no es el maná que algunos nos han vendido y sin duda escalar en una gran corporación es harto difícil. Para lo poco que lleva BBVA con ello lo manejan cada vez mejor y desde que entré a ahora que me voy, hay un estado de madurez mayor. Lo dicho, dejo de idealizarlo, pero no me ha decepcionado. Allí a donde vaya lucharé por seguir con prácticas ágiles y a defenderlo como la mejor forma para hacer las cosas y de ser feliz trabajando.

He aprendido mucho sobre front, sobre web, sobre BDD, TDD e integración continua. He usado herramientas muy buenas y tecnologías muy innovadoras. Todo eso me lo llevo conmigo y se lo estaré enormemente agradecido a BBVA por la oportunidad.

Como veis el cambio de aires era muy necesario. Vuelvo a mi empresa. Vuelvo para seguir aprendiendo y ayudando en lo que me pidan. Vuelvo para sentirme importante de nuevo. Las últimas vacaciones me sirvieron para poner mis motivaciones y mis objetivos al día y creo que va a ser un año increíble. Ha sido un 2015 muy duro y difícil, pero cada vez que veo la televisión y veo el anuncio de la nueva aplicación de BBVA, lo veo muy orgulloso de mi y del equipo con el que he trabajado y me digo: “Yo he estado ahí, yo formé parte de la transformación digital”.

Imagen | La criatura creativa

Nos leemos 🙂

Anuncios

3 comments

  1. Andy · enero 27, 2016

    Hola Jose!

    Madre mía! parece que estuviera leyendo mis pensamientos allá por la época en que me fui del bebeuve. Coincido en casi todo lo que dices y me siento bastante identificado. Fue un placer trabajar contigo y mucha suerte en tu nueva etapa. 😉

    Seguimos en contacto, un saludo

    Me gusta

    • jdonsan · enero 27, 2016

      Andy tio!! Me alegro mucho que coincidamos en la impresión.

      Simplemente quise hacer una pequeña retrospectiva de mi paso por allí. Entiendo que cada uno tendrá sus experiencias.

      Me alegro mucho que te vaya bien y también fue un placer trabajar contigo durante estos meses.

      Nos vemos cuando quieras 🙂

      Me gusta

  2. Pingback: El becario, el frontender y el tutor: una historia de consultores | el.abismo = de[null]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s