El becario, el frontender y el tutor: una historia de consultores

elbuenoelfeoelmalo

 

Se acaba para mi una de las etapas más increíbles y fructíferas de lo que llevo en mi corta vida profesional. A partir de la semana que viene dejo de trabajar en Altran para poner rumbo a un nuevo destino que me haga sentir tan bien o mejor de lo que me he sentido a lo largo de los ya casi 5 años que llevo trabajando como desarrollador software.

Como podéis imaginar, estar casi 5 años en una misma empresa hace que uno tenga anécdotas de todo tipo pues, después de trabajar con un elevado número de consultores y de participar en otro tanto número de proyectos con clientes de todo tipo, es imposible no contar con ellas.

Quería aprovechar este post para hacer un poco de balance de lo que han supuesto estos 5 años y como creo que evolucionado. Para ello voy a presentaros a mis tres ‘yos’ del pasado para que conozcáis mejor mi trayectoria de estos años.

Espero que os guste esta nueva retrospectiva. Adelante 🙂

El becario

Empecé en Altran sin acabar la carrera, a falta de terminar el proyecto. Decidí presentar mi curriculum por una apuesta con mi madre. Llevamos muchos años de crisis en este país y en la cabeza de mi madre no podía caber la posibilidad de que el sector de la informática fuese mucho mejor que el resto de sectores de este país, por lo cual decidí demostrarle que no era así.

No tenía ninguna expectativa de empezar a trabajar ya que prefería terminar mis estudios, pero las circunstancias hicieron que diera con una oferta de becario para una empresa que se encontraba más o menos cercana a mi casa.

Así que mi sorpresa fue cuando me cogieron y empecé a trabajar como becario en Altran. Esa empresa de la que yo pensaba que no trabajarían ni 20 personas y de las que en aquel momento se contaban con unas 14.000 en todo el mundo.

Recuerdo mi primer día como el día más deprimente de mi vida. Me sentí impotente sin saber que hacer, perdido. Cuando cogí el autobús para volver a casa, lo único que quería era tirar la toalla, no volver allí nunca más.

Poco a poco mis demonios fueron desaparecieron. Trabajé durante un año como becario en el proyecto Vitaldent. El proyecto en el que más he aprendido sobre TODO: Aprendí a desarrollar en .Net, a trabajar en equipo, a entender las bases de datos, a dar magnitud a lo que supone un proyecto en el mundo real.

Descubrí a gente maravillosa, hice grandes amigos y conocí a mi actual pareja (te quiero Ana 🙂 ). Trabajé con grandísimos profesionales de los que solo puedo decir buenas palabras.

Fue una etapa exigente (siempre digo que un año en el proyecto Vitaldent me supuso el aprendizaje de 3 años en cualquier otro proyecto), con muchos momentos satisfactorios y momentos difíciles. Siempre hablo con cariño de esta época y de la que mayor número de valores llegué a aprender: aprendí sobre compañerismo, sobre dedicación, sobre esfuerzo. Aprendí a ser realista, a no escurrir el bulto, a no mentir, a ayudar y ser humilde.

Quería daros las gracias a vosotros chicos, a ti Javi, a ti Jorge, a ti Charlie, a ti Ana, a ti Miguel, a ti Laura, a ti Brenda y a ti Rafa por esta época. Soy el informático que soy gracias a vosotros.

El frontender

Cuando llevaba 3 años en el proyecto Vitaldent me había exprimido al máximo y había aprendido todo lo que yo creía que podía aprender. Por lo que Altran me ayudó y me permitió cambiar de departamento.

El cambio me sirvió para trabajar más relajado durante un tiempo en un proyecto móvil del que destacaría la compañía. Durante unos meses trabajé con mi colega, con mi hermano Edu. Aprendimos mucho sobre front en esta etapa. Hicimos y deshicimos en varios proyectos y nos lo pasamos muy bien.

El proyecto fue un éxito para todas las partes y decidieron enviarnos al mayor reto al que me había enfrentado hasta el momento: nos enviaron al departamento de Banca Digital para ayudar en la transformación de BBVA. Mi experiencia ya la conté aquí así que tampoco me quiero extender.

Aprendí mucho de front. Por fin me quité muchas espinitas que tenía sobre desarrollar aplicaciones en la parte front o trabajar en un marco ágil real.

Edu tío, como digo, eres un hermano para mi. Me gusta todo lo que compartimos a nivel técnico. Me gusta como intentas crecer en tu día a día y como te gustar hacer las cosas bien. Tu exigencia y tu desparpajo te definen. Aprendí mucho de ti: aprendí a ser más paciente, a tener perspectiva y no rayarme por tonterías, a valorarme. Gracias.

Gracias también a mi equipo en BBVA: a Ana, a Álvaro, a César y a Javi. Sin vosotros trabajar en BBVA hubiera sido mucho más difícil.

El tutor

Y después de 8 meses y no encontrarme 100% pleno en BBVA, Altran vuelve a escucharme y decidió repescarme para montar algo muy bonito: ayudar a un grupo de nuevos chicos a trabajar en un entorno real. El becario del principio de la historia se convertiría en tutor de 9 personas recién salida de sus estudios.

A lo largo de estos meses hemos trabajado muy bien en proyectos de todos tipo para Banca y Seguros realizando propuestas de proyectos o ayudando en iniciativas de I+D. También hablé de esta etapa en el blog.

Simplemente quería dar las gracias a Edu, Oscar, Rodrigo, Rubén, Alberto, Juan y José Manuel. Gente joven con muchas ganas y mucho talento que serán importante en el futuro del sector. Gente que viene pegando fuerte y que sabe cómo se tienen que hacer las cosas.

Espero que no cambieis y que sigáis intentando mejorar en vuestro día a día. Estoy muy orgulloso de todos vosotros. Nos veremos en breve, claro que si.

Mi compañero, mi jefe, mi amigo

Como veis 5 años plenos llenos de experiencias y momentos. Llenos de gente maravillosa que ha ayudado a ser la persona que soy hoy.

Mi decisión de irme de Altran ha respondido a que se me ha presentado una oportunidad increíble que no he podido rechazar. Es una oferta que cumple mis expectativas y que representa un reto enorme donde voy a poder seguir creciendo en todos los factores de mi vida.

Solo tengo buenas palabras para Altran. Como habéis visto, es una empresa que siempre me ha apoyado y escuchado. Siempre ha respondido a mis expectativas y ha sabido darme esos caprichos que tanto he valorado.

Quería cerrar el post dando las gracias a una persona muy especial para mí. Es curioso que la única persona que ha seguido conmigo durante estos cinco años haya sido el. Fue mi compañero de beca, desarrolló conmigo codo con codo, me ayudó en todo lo que necesité y cuando gracias a su trabajo, su talento y su esfuerzo se convirtió en mi jefe, la relación siempre fue a mejor. El siempre me entendió y me escuchó. Muchas gracias Alberto.

Alberto Juárez es una de las personas más brillantes que he conocido. Tiene un talento innato para transmitir ideas, para hacer equipo, para coordinarse con clientes y proveedores.Es un profesional muy optimistaque consigue todo lo que se propone con esfuerzo y dedicación. Siempre me ha parecido una persona muy humilde que ha sabido unirse a las personas adecuadas para que le ayudarán en aquello en lo que tenía menos conocimientos. Paciente y comprensivo.

Gracias por todo. Gracias por enseñarme a ser optimista, a no hundirme, a seguir adelante y a acompañarme en este camino durante estos años.

En fin…gracias a todos…no os olvidaré nunca 🙂

Imagen portada | Pantuas

Nos leemos 🙂

 

Anuncios

One comment

  1. Víctor E. (REDO) · agosto 28, 2016

    Fue un placer compartir el gran equipo que éramos en BBVA. Me alegra que estés contento con tu nueva aventura laboral y espero que te vaya bien. Eres una gran persona 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s