En defensa de la Ingeniería Informática

flickr-970-80

La informática es como un desierto. Un mundo lleno de dunas inexploradas, de tormentas y de penas. Un lugar con preciosos oasis en los que poder disfrutar.

Nunca fui un alumno brillante. Empecé mis estudios bastante perdido y los acabé a contra pié, terminando como pude para evitar pagar precios en la matrícula que no nos podíamos permitir si seguía suspendiendo asignaturas.

En el camino, un montón de lecciones y de conocimiento, de logros y derrotas, de amistades y enemistades. Como la vida misma.

Escribo este post a colación de la última Bonilista de David Bonilla. Y no lo escribo como contrapunto a sus palabras. Las ideas que obtuve de su posts están muy alineadas con las mías y la visión de estudiar, estudiar y estudiar es la clave de lo que quiere transmitir.

Sin embargo, en torno a sus textos siempre salen debates interesantes que atañen a nuestro sector. En esta ocasión, y en todos aquellos corrillos de debate a los que suelo acudir, siempre suele hablarse del debate de si estudiar o no una ingeniería informática.

Yo soy de los primeros que opina que tener un estudio universitario no aporta valor a una persona. Es difícil, bajo mi punto de vista, poder tener una visión clara de lo que te puede aportar una persona simplemente viendo un certificado académico. Es bastante más complejo.

La tendencia que no comparto es la idea de menospreciar los estudios universitarios en informática como si estos fuesen una pérdida de tiempo, como si no aportarán cimientos importantes. No. Unos estudios universitarios van mucho más allá de lo que se puede llegar a aprender de manera autodidacta.

Y con esto no quiero decir que una persona que dedique su tiempo y su dinero a aprender a programar de manera autodidacta se tenga que encontrar en un escalafón inferior dentro del sector. Lo que quiero decir es que dedicar un tiempo de nuestra vida al estudio universitario nos abre un mundo mucho más amplio de posibilidades.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que, por lo general, las personas que empiezan unos estudios universitarios son gente joven y que en un alto porcentaje todavía se encuentran algo perdidos en cuanto a su futuro profesional o vital.

La universidad supone un amplio abanico de posibilidades donde no solo se aprende a programar, se aprende sobre matemáticas, física o lógica. Se aprende sobre historia de la informática, sobre autómatas, inteligencia artificial, redes, teoría de computadores o sistemas operativos. Se aprende de Web, de metodología y planificación. Se aprende sobre un abanico tan amplio que suelen ayudar a cada persona a encontrar su camino.

Ojalá, que con 12 años,  yo hubiese tenido una vocación increíble sobre informática y que hubiera dado mis primeros pinitos en el desarrollo. Ojalá, porque no fue así. Yo entré en la carrera con unas sensaciones y una visión de lo que me esperaba y salí de allí con una vocación y un camino a seguir. Sin la universidad, no se que hubiera sido de mi.

Otro punto importante que me enseñó la universidad es a trabajar con gente de todo tipo, gente con muchos años de experiencia, gente sin ninguna, gente con ganas, gente sin ganas, gente que quería aprender y gente que no. Me diréis que trabajando también conseguimos esto. Si es cierto, pero aquí nos encontramos en un ambiente universitario, donde el ritmo no es el mismo que al profesional, donde el reposo y el tiempo se miden de diferente manera y donde los vínculos se pueden sellar de otras formas, donde la gente viene con la mente muy abierta.

La universidad no te aporta solo conocimiento, te aporta un método, te aporta investigación. Las universidades, en su concepto más primario, se concibieron como lugares de culto, lugares donde poder investigar y poder desarrollar las ideas.

Siempre he tenido la sensación de que en la universidad te forman para ser la próxima Ada Lovelace o el próximo Dennis Ritchie, no para ser el próximo Bill Gates o Mark Zuckeberg y eso está bien. Buscamos al próximo grupo de investigadores, desarrolladores o profesionales que lleven la informática mas allá de lo que conocemos, mas allá de sus limites y creo que eso solo se puede conseguir en universidades. En buenos caldos de cultivos.

Otro debate sería sobre si la universidad española nos ofrece la calidad que necesitamos o si los alumnos llegan con buenas bases de los institutos, pero menospreciar los estudios universitarios creo que es un error. Y me fastidia tener que defender esta postura porque siempre veo que los no ingenieros y los ingenieros nos situamos enfrentados en este debate.

La vida nos ha podido llevar por muchos caminos. Yo siempre defenderé que si el camino recorrido es el que te ha hecho feliz, entonces es que era el correcto. Pero creo que si alguien está dudando entre estudiar una carrera en informática o no y se la puede permitir, siempre deberíamos recomendarle que la hiciese y no decirle que ser autodidacta es el camino.

Pero bueno, es una simple opinión, de un simple desarrollador.

Nos leemos 🙂

Imagen portada | techradar

Anuncios

3 comments

  1. David Bonilla · septiembre 27

    Hola Jose… me gustaría rebatir alguno de tus argumentos, pero es que pensamos igual… fíjate hasta que punto: https://twitter.com/david_bonilla/status/780057173485289472 (un tweet del mismo día en el que se publicó la Bonilista). Parece que mis palabras son tuyas ^______^

    En cualquier caso, muchas gracias por entender que la #Bonilista sólo es un espacio de reflexión donde no pretendo tener la razón, sino iniciar una conversación. Que, de vez en cuando, salga alguna como esta hace que merezca la pena seguir.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • jdonsan · septiembre 27

      Gracias por comentar David. Como explico, la reflexión salió más a partir de una serie de comentarios en el hastag de la bonilista que por tu propia entrada, la cual me gustó mucho.

      Siempre que explicas este tipo de asuntos, te escucho o te leo porque me motivas y me inspiras.

      Gracias de nuevo :), un saludo,

      Me gusta

  2. Fernando · septiembre 29

    Hola Jose, quería dejar mi opinión por escrito ya que encuentro tus opinions muy parejas a las mias.

    Yo soy de los que tienen (a puntito) la carrera de ingeniería informática y la verdad que durante los años de curso también me junte con estudiantes que venían de módulos, por lo que podría dar un punto de vista un poco más amplio. En cuanto a que me ayudo el realizar la carrera podría decir que me ayudo a cambiar de mentalidad, es decir, me ayudo a buscarme la vida para resolver mis problemas (aunque sea stackoverflow) y también me dio una amplia base, desde como funciona un microprocesador o como programar uno hasta como funciona la inteligencia artificial.

    La verdad que no me arrepiento de haber cursado la carrera y es algo que recomiendo totalmente por la experiencia, los conocimientos y por el cambio de mentalidad que te hace.

    En cuanto a la gente que venia de los módulos, lo cierto es que tenían algún que otro conocimiento extra en cuanto a informática, pero también es verdad que los que venían de bachillerato tenían algo de ventaja en cuanto a matemáticas se refiere por lo que tampoco hay tanta diferencia entre los que vienen de modulo y los que no.

    Como conclusion he de decir que venga de bachillerato o de un módulo informático recomiendo realizarla, para mi fueron todo ventajas (quitando algún caso).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s